miércoles, 13 de mayo de 2009

la familia

"La familia que reza unida, se mantiene unida", debió de pensar López-Chaves, ese simpático edil vigués regresado de Santiago. Su familia bien merecería salir en el Celebrities de Muchachada Nuí:
- Nachito, hijo.
- Sí, papá.
- La cosa del ungüentario... Ahora no te olvides de él.
- No, papá.
- Mira que es muy bonico.
- Sí, papá.
- Y en Santiago nos tienen mucha manía y nos lo quieren quitar.
- Pero, papá, que ya está en Vigo.
- Si, pero no donde a mi me gusta. Que pa´ verlo hay que coger unas humedades horribles. Y a mi me gusta más en el Quiñones de León. Dónde va a parar, por Dios, con su vitrinica y sus luces y to´.
- Jo, papá, eres un poco pesado, ya estás mayor.
- Con que mayor, ¿eh? Pos ahora mismo voy a hacer una rueda de prensa que os vais a cagar. Y os voy a dejar mal a vosotros también. El mundo va a temblar. Rajoy me va a pedir perdón. O Dios se disculpa. Y la Elena que salga conmigo, que es la única que sabe la rabia que nos tienen en Santiago. Esa chica tiene mucha cabeza y vale mucho. ¿Por qué no la invitas a cenar? Mira que te es mu´ majica.
- Que no, papá, que no me gusta.
- Pos´ tú te lo pierdes.
- Que a la Elena ya la tenemos en lo de las obras, que no da hecho, la pobre.
- Mira que te digo, Nachito, hijo, eso de los gases ¿no será cosa de las fabadas que se mete el Figueroa?, que ese chico no tiene medida y le gusta comer más que a un tonto un lápiz.
- Que no, papá. Además, ahora que te estoy yo aquí el Chema te va a andar a cien, va a adelgazar de tanto que le voy a poner a trabajar, que estaba todo manga por hombro desde que me fui a Santiago. Un desastrico.
- Mucha manía es lo que nos tienen en Santiago, hijo.
- Es lo que yo decía allí, pero nada, ni caso.

1 comentario:

ana pastor dijo...

El defecto de la Elena es que ahora fala galego. En la entrevista de hoy en la radio sobre el tema de los sin techo parecia que le pagaban Chaves y su padre. Lo peor de todo que en ese tema seguro que tiene interes ocultos, que los sin techo no quedan bonitos en el casco viejo y menos en el escalón o en la fuente de enfrente al edificio de la Federación de Veciños.