martes, 19 de mayo de 2009

fundación provigo

Es lo malo de mantener instituciones que no valen absolutamente para nada más que para pagar a los amiguetes. Resulta que ahora Figueroa (pero nadie avisa de nada a este tío¡?) no le parece bien que Corina Porro firmara un contrato blindado a Rubén López, el chico aquél que metió Feijóo de delegado de la Consellería Territorial en Vigo en aquellos tiempos en pasó a gerente de la Fundación Provigo. Que queda fardón montar un vuelo Vigo-Londres, pero que cuesta pasta, claro. Y esa pasta alguien la habrá de poner, y no será la compañía aérea, por supuesto, que ellos están para ganarla, no para adelantarla o arriesgarla. Así que hay que buscarse un pardillo en el Concello. ¿Y dónde está el pardillo al que llaman todos cuando están apurados? Pues al buenorro del Olveira, que otra cosa no, pero regalar pasta al primer fachorro que le invite a un puro y le diga que él es tan nacionalista que llora cuando oye una gaita, lo hace de maravilla.

En cualquier caso, siempre se podrá salvar diciendo que le vayan a preguntar al tesorero de Provigo (Gayoso), o al secretario (Alvariño) o al vicepresidente (Costas), porque lo que es el presidente, no creemos que esté por la labor de dar la cara por él.

1 comentario:

ana pastor dijo...

Yo mantengo la esperanza de que Oliveira sortee los viajes ya pagados al menos intentar sacarle redito electoral que estamos en temporada baja.
si el viaje es para dos personas ¿te ánimas?