miércoles, 11 de marzo de 2009

los que mandan

Aún no han pasado ni 48 horas desde se han terminado de contar los votos de las elecciones gallegas y ya hay quien se pone nervioso para ocupar el lugar que se cree que le pertenece. Primero fue Feipijoo, que ya quería que fueran desalojando el despacho que tanto criticó. Y ahora son los representantes de los empresarios quienes meten prisas. Les arden los pies por no pisar las moquetas de los centros de poder.

Aprovechan para pedir que se les paguen pronto sus trabajos, a 45 días máximo. Podrían empezar por aplicarse ellos mismos esa máxima y pagar a sus proveedores con la misma premura que exigen ahora a la Administración. Claro que ya puestos a exigir alguna resposabilidad a quien sólo sirve para acaparar dinero, podríamos solicitar que enviaran algún comunicado de vez en cuando condenando a esos otros empresarios que abren sin licencias administrativas y luego les arden sus naves.

Claro que en estos tiempos en los que Feipijoo se vuelve un auténtico anarquista que no acepta los resultados de las elecciones, como Beiras en sus buenos tiempos, no dan para más.


Obsérvese la mirada de Alvariño hacia los cuadros del fondo
y la de Fontenla hacia Feipijoo.
Si eso no es amor, ya no sé lo que será.

2 comentarios:

ana pastor dijo...

Me encanta como siempre encuentras la palabra para definir las cosas: Feipijoo, genial.

pablo gonzalez dijo...

le iba a buscar un nombre de vaca, pero como los agrarios profundos son asi de raros solo les ponen nombres femeninos