jueves, 30 de abril de 2009

ignorancia

A uno le cuesta entender ciertas cosas. El aprendizaje de una lengua se supone que siempre es bueno. Si esta lengua es la propia o la del entorno, mejor todavía. Creía que en esto estaba todo el mundo de acuerdo. Pero está visto que hay quien piensa que esto no es así. Que se sienten amenazados por la cultura, a la que consideran un enemigo de su libertad, que creen que el aprender un idioma es negativo para el desarrollo intelectual. No sé, por más que me esfuerzo, no consigo ver más amenazas al castellano y a la cultura española que el abuso de anglicismos o de incorrecciones lingüísticas en un profesorado que no es capaz de leer un puñetero libro. Pero tampoco consigo encontrar amenazas a la libertad en el hecho de que el Estado no quiera costear frivolidades educativas, como la diferenciación de alumnos por sexos. Es curioso que la única solución que se les ocurre a estas personas sea la de discriminar a sus hijos, apartarlos para que no se contaminen con la presencia de quien es diferente a ellos por hablar gallego o por tener otro sexo.

El actual gobierno gallego se amparó en estas extrañas demandas, egoístas, por lo que suponen de exigir una educación diferenciada para una minoría, para acceder al poder. Es de esperar que esto le explote en la cara cuando pretenda venderles las supuestas soluciones a una exigencia irresoluble.

2 comentarios:

ana pastor dijo...

De tus mejores post. La polemica del gallego va muy vinculada a la misma gente que cree en la educación diferenciada, son los mismos que no leen o en sus centros se prohiben libros como "La celestina", "Tiempo de silencio" o donde autores como Saramago, Garcia Marquez son demonios con cuernos. Son los mismos que tratan de minusvalido a Stephen Hawkins.
La ignorancia es el gran cáncer y la gran pandemia de este siglo y lo peor de todo es que no tomamos las medidas necesarias para solucionar el tema.
Eu comencei a falar galego cando fun a universidade, alí a xente misturaba as linguas sen complexos. A miña nai era galego falante máis tivo que aprender castelá na sua época o galego era unha lingua de pobres sen posibilidades de progresar. A miña nai contoume este conto toda a vida, eu tampoco falaba galego. E agora penso no montón de cousas que perdin, porque unha lingua é riqueza, ´quen me dera a min falar mandarin ou o galés. Se alguen me pregunta ¿para que valen?, pois porque son cultura e coñecemento. Eu quero que meus fillos estuden latin ¿para que vale?. Para saber máis, ser menos ignorantes e por conseguinte ser mellores persoas.

pablo gonzalez dijo...

pois moitas gracias. as maruxas ignorantes que opinan da utilidade do que estudan os seus fillos ou os palurdos que dan clases a eses nenos son o gran problema do futuro deste país.