viernes, 8 de agosto de 2008

memoria

Es curiosa la fijación de Figueroa por recordar a Soto en el tema de la Colina de Castrelos. Es cierto que fue un empeño personal (él sabrá porqué) del entonces alcalde el conceder una licencia que a todas luces era irregular. Pero la corporación municipal de entonces tampoco pareció muy dispuesta a llevarle la contraria. Y ya puestos a recordar, convendría saber que ya Figueroa estaba allí sentado en el año 1987, en el 1991, en el 1995, en el 1999, y por supuesto en el 2003 y posteriores.

Del mismo modo, los palmeros oficiales del edil del Pp, podrían poner el mismo énfasis en este dato que en repetir dos veces en el mismo texto las palabras de Figueroa.

2 comentarios:

Manuel dijo...

Que sólo se escuche a los afectados pedir responsabilidades políticas es una muestra de lo acostumbrados que estamos a estes, y otros, tipos de desmanes. Cuando en estos temas aparezcan los nombres de los que autorizaron con su firma, podremos pensar que habitamos un entorno civilizado.

pablo gonzalez dijo...

mientras la actividad política no tenga repercusión en los responsables directos, cualquier esfuerzo será vano.

un saludo.