miércoles, 22 de octubre de 2008

400 ó 54

Que los buenos de Galicia Bilíngüe son un poco paletos lo sabe todo el mundo. Nadie con dos dedos de frente puede negarse a aprender un idioma o a que, por lo menos, lo aprendan sus hijos. Son como esos emigrantes que después de pasar 20 años en Francia vuelven sin saber hablar francés ni español ni gallego. Eso sí, conduciendo el coche más caro de la aldea.

De hecho, tienen tan poco tirón que sólo le hacen caso fuera de Galicia, donde la gran mayoría de la población, en el peor de los casos, habla dos idiomas con tanta correción como un vallisoletano habla el castellano.

Viene esta reflexión a cuento porque hoy en el País mencionan que han presentado 2.000 recursos a la obligatoriedad de la enseñanza en gallego en Galicia. De estas 2.000, 54 se han presentado en Vigo, que es el registro donde más se han presentado. Por su parte, el Atlántico Diario eleva estos 54 recursos a 400 solicitudes.

Nosotros no estábamos presentes para poder pronunciarnos. Simplemente echamos de menos aquellos buenos tiempos en los que la conciencia de los niños no era violada.

2 comentarios:

ana pastor dijo...

A los niños hay que decirles lo mismo que se dice de la religión.
"cuando sean mayores que decidan ellos".

Cristina.R dijo...

Es penoso el empleo que se está haciendo ,politicamente, de los niños. Valen para todo. Ahora hasta tenemos concejala-pantoja en Vigo.