miércoles, 17 de septiembre de 2008

el patio de cachamuíña

Hoy me he levantado un poco mamarracho, así que junto varias tonterías en un único post:

El pifostio o la hostia o la de dios o la de cagarse. Asi podrían haber titulado la entrevista del Fallo al polémico blogueiro Antonio Figueras.

El pasado en Galicia es como un sueño que emerge con la única intención de enfrentarse a la realidad. Su condición etérea le hace eterno perdedor condenado al olvido.

Quintana sigue empeñado en justificar el que le importe más su estrategia electoral que el futuro del AVE o de las pensiones para el próximo año. Ahora dice que volverá a cambiar de idea aunque no llegue el Ave en 2012, basta con que le digan que tiene la razón. Ése es el nivel intelectual del personaje, que tiene que pedir permiso para tener una idea definida.

El interés en promocionar por primera vez el Área Metropolitana de Vigo en el futuro Xacobeo se encuentra con el personalismo del alcalde Baiona. ¿No habrá un valiente López-Cháves que defienda a los peregrinos olívicos?

Y por último: ¿cómo es posible que abra una guardería privada en Navia (el barrio más joven de Vigo) y no una pública?

2 comentarios:

Ad astra per aspera dijo...

esa última duda que planteas la tengo yo también, alucino mucho en esta ciudad.

pablo gonzalez dijo...

Quizás se deba a que los ciudadnos empezamos a confundir los estrictos y necesarios requisitos administrativos con prescindibles e inútiles macroproyectos de futuro.