viernes, 5 de diciembre de 2008

más del bebé de vigo

Ayer comentamos que mientras el Fallo de Vigo explicaba el accidente con la colocación del alumbrado navideño por medio de la "tensión" del cable de sujeción (una manera de decir que la culpa toda es del currante de turno, que es un animal), La Voz de Galicia, por su parte, lo explicaba por medio de la mala colocación de los enganches el día anterior. Eso y la argamasa, que estaba debilitada por las lluvias de los días anteriores (sic).

Hoy las cosas van definiéndose un poco mejor. En principio parece ser que de argamasa nada, que parece que es más cosas del "sistema de sujeción". Y ese sistema, ¿en qué consiste?, ¿en la mala colocación de los enganches?, pensarán ustedes, y si no lo piensan, lo digo yo. El sistema puede ser desde la colocación de la escalera del operario hasta el nudo marinero con el que se atasen los cables hasta el tipo de tornillo utilizado. Pues no, el sistema parece ser unicamente que todo el mundo sabe que los balcones no son un buen sitio para colocar chorradas. Bueno, todo el mundo, todo el mundo que puede presentar un mínimo aval profesional, que no parece ser el caso de la empresa implicada. Empresa que no es la primera vez que comete este error.

4 comentarios:

ana pastor dijo...

Obviamente los balcones no son el lugar indicado para colocar nada pero aun así me resulta dificil creer que una piedra robusta no es capaz de aguantar con el peso. Creo que no estaría de más revisar el estado y cómo es el mantenimiento de un edificio tan antiguo.

Stultifer dijo...

Dale a un tonto un balcón y creerá que es una percha. Colgará todo lo que pille en él.

Maribel dijo...

No es un problema de tontos sino de frescos. Toda la instalación del alumbrado está mal, tan mal que tenmos que alegrarnos muchísimo de que no pasen más desgracias.
Es todo inmoral y vergonzoso. Estoy indignada.

pablo gonzalez dijo...

Observando las imágenes de principios del siglo pasado del centro de Vigo puede observarse que las instalaciones eléctricas siguen siendo los mismos cables por el aire, cruzando las calles.